lunes, 10 de noviembre de 2014

EMOCIONA: I Foro de educación emocional y social

El 8 de noviembre tuve la suerte de poder asistir a “Emociona: I Foro de educación emocional y social”. Conducido por unos ponentes de lujo: Elsa Punset (no necesita presentación); Verónica Cruz Colmenero, experta en habilidades de comunicación y expresión emocional en empresa y educación; Pedro Delgado Linares, experto en Comunicación, Humor e Inteligencia emocional y social y Elizabeth Marina Sanz, psicóloga especialista infanto-juvenil.

 Ya llevaban unos días alimentando nuestra ilusión con mensajes en twitter y Facebook #EMOCIONAntes. Al llegar al auditorio, sorprende la forma del programa: nubes, estrellas… por un lado el programa del día y por el otro un mensaje emocionante: “vive con ilusión”, “una sonrisa por favor”…

Ya entrando en el contenido del curso, me gustaría destacar algunos conceptos que se han tratado:



- El cerebro es entrenable y emocional. En la base de cada pensamiento racional hay una emoción. Es necesario conocer las emociones para saber gestionarlas.
- Se definen una serie de preguntas, las cuales se pueden trabajar a través de distintas actividades:
1.- ¿Te conoces a ti mismo?
2.- ¿Sabes gestionar tus emociones?
3.- ¿Comprendes a los demás?
4.- ¿Cómo motivarme y motivar a los demás?
5.- ¿Sabes gestionar las emociones de los demás?

 - Es muy importante conocer el peso que tienen las emociones en nuestro cuerpo ya que nos dejan huellas físicas. Por el instinto de supervivencia tendemos a tener más emociones negativas que positivas.
- Hablaron también de la técnica DROP ante una situación de estrés. DROP= detente-respira-observa-prosigue.
 - Para comprender a los demás, debemos hacer, entre otras cosas, una escucha activa. ¿Y qué significa escuchar activamente?:
1. Escuchar sin interrumpir.
2. Expresar interés: con un gesto, una mirada…
3. Hacer preguntas.
4. Resumir lo que el otro ha dicho: “si te he entendido bien…”

- La empatía es un mecanismo que tenemos los humanos y que nos permite convivir con los demás.
- La atención plena es una forma de amor. Hay que dar importancia a lo que hacen y/o dicen los niños.
- Hay que tener expectativas altas con los niños. En este punto, destacaron la figura del director de Benjamin Zander, director de la orquesta filarmónica de Boston. Al inicio de cada curso, Zander pone en práctica con sus alumnos una técnica para motivarlos: nada más empezar les ponía un 10 y les preguntaba que qué tenían que hacer ellos para ganarse ese 10. Y eso es lo que tenían que poner en práctica. A través de la motivación y de las altas expectativas, Zander conduce a los niños hacia ese “10”: Merece la pena ver este vídeo y contagiarse de esa ilusión:

- También hablaron de la importancia del autocontrol y el esfuerzo para conseguir las metas. Cabe destacar aquí el estudio realizado por Walter Mischel, en el cual pone a niños pequeños delante de una gominola, lo dejan a solas y le dicen que si espera un tiempo, cuando vuelvan le darán el doble. Aquellos niños que aguantaron sin comerlo, alcanzaron sus metas en la vida:


- Se destacó la importancia de la comunicación no verbal: “Un cuerpo que no expresa, no siente” (A. Damasio); y del efecto que ésta puede tener en los demás.
- Se debe hablar de emociones agradables y desagradables, y no de emociones buenas o malas. Hay que saber que las emociones tienen un principio y un final.
 - Las personas que suprimen la emoción tienen altos índices de tensión muscular, mientras que las personas que evalúan, reducen la experiencia emocional negativa, viven más intensamente las experiencias positivas.
- Otro aspecto importante fue el de la educación en el futuro y como importarán más las habilidades frente al saber académico. Aquí destacaría lo que dijeron “al mundo ya no le importa lo que sabes, sino lo que haces con lo que sabes”, haciendo una referencia clara a la importancia de las competencias y no al aprendizaje puramente memorístico. En el futuro, el aprendizaje será personalizado y permanente y predominarán los entornos interactivos, no se aprende sólo en la escuela.
- Hay que destacar también la importancia de la disciplina. Pero debe ser una disciplina afectiva, en un marco flexible, y de diálogo y no una disciplina destructiva, en la que los niños son seres sumisos que se convertirán en adultos con poca capacidad de alegría o expresividad.
- Una idea en la que nunca me había parado a pensar es que la expresión emocional ayuda a regular la norma. Un ejemplo: un niño pequeño sale corriendo del parque y se dirige hacia la carretera, al pararlo y decirle “¿Qué miedo he pasado!” se está reforzando la norma que no se debe escapar del lado de la madre.
- Cinco pasos para guiar al alumno en una crisis emocional:
1. Ser consciente de las emociones del niño.
2. Ver la emoción como una oportunidad de aprendizaje.
3. Escuchar con empatía.
4. Ayudar al niño a nombrar la emoción y definirla.
5. Poner límites a la emoción y explorar las estrategias para resolver el problema.
- Importancia de las frases vinculatorias frente a las frases lapidarias. Por ejemplo: En vez de “mira qué desastre, no te esfuerzas nada”, “venga, seguro que puedes hacerlo mejor”; “es que siempre haces lo mismo”, “¿Por qué no intentas cambiar eso?.
- Importancia de la risa: “La risa es la distancia más corta existente entre dos personas porque sintoniza de inmediato sus sistemas límbicos” (D. Goleman). Y destacaron cómo la risa es contagiosa:



 - Un apunte que me pareció tremendamente importante es que el humor estimula la creatividad. Los alumnos que estudian en un aula con un entorno alegre, lleno de buen humor, aprenden más fácilmente que aquellos que están en un entorno aburrido.
 - Se deben realizar en el aula actividades para desarrollar la creatividad, por ejemplo, “¿qué otros usos se les puede dar a objetos cotidianos?” . Así ayudaremos a desarrollar el pensamiento divergente, que es la base de la creatividad.
 - Otro apunte interesante: las 5 técnicas de las personas exitosas:
1. Dividir la meta en submetas.
2. No perder de vista la meta final.
3. Recompensarte por cada submeta alcanzada.
4. Escribir o plasmar gráficamente tu sueño.
5. Contar tus planes.

En fin, muchísimas conclusiones acerca de la importancia de la educación emocional y de la necesidad de que esté presente en las aulas, además de otros ámbitos de la vida.

Son muchas las acciones que se pueden llevar a cabo desde las escuelas para incorporar la educación emocional en el día a día, partiendo de las emociones más básicas a otras más complejas; conocerlas, saber qué significan, saber tratarlas; aprender la empatía... todo esto nos puede llevar a vivir una vida más sana emocionalmente y, por tanto, saber enfrentarse a las distintas situaciones que nos encontraremos en nuestras vidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario