sábado, 14 de enero de 2017

Nuestro bote de la alegría

En clase seguimos conociendo y analizando nuestras emociones: aprendemos a identificarlas y a expresarlas, algo que muchas veces resulta muy complicado.

Ya hablamos sobre el miedo, leímos cuentos de miedo, trabajamos el tema en clase... y las últimas semanas le tocó el turno a la alegría. El miedo lo trabajamos coincidiendo con el Samaín y la alegría coincidiendo con la Navidad, que es una época del año que a los niños y niñas les suele generar mucha alegría.

Al igual que con el miedo leímos cuentos con la alegría como protagonista y hablamos ampliamente sobre el tema durante nuestras asambleas de los jueves.

En una de las asambleas cada niño/a me dijo qué es lo que le producía más alegría, pero esta vez, en lugar de hacerlo en alto, vinieron de uno en uno a decírmelo al oído, para así evitar que unos copiaran a otros y dijeran lo último que habían escuchado. 

Otro día ya las dijimos en alto, para que todos/as las escucharan, y nos explicaron por qué eso que habían dicho les generaba tanta alegría.

Finalmente, clasificamos nuestras alegrías en el bote de la alegría y aquí podéis ver la gran diversidad de alegrías que tienen nuestros peques, jejeje:

1 comentario:

  1. Vaya bote de alegrías más chulo!!!! Son super originales. Jijijiji

    ResponderEliminar